SECCIÓN EN HOMENAJE A LOS DETENIDOS DESAPARECIDOS EN CHILE

 

TEMARIO       (Para ir a los temas, presiona sobre el titulo)

 

Homenaje a:   Leopoldo Muñoz A. - Chico Lucho

                    Gerardo Silva S. - Dago

                    Pedro Poblete - Tito de la Caro

Homenaje a la compañera Ester Andrade, madre de Leopoldo Mñoz Andrade

 

La Cueca sola.

 

Ya no pudo soportar mas:  Editorial de la revista Punto Final sobre Otilia   Vargas,  madre de cinco (5) ejecutados políticos)

 

 

HOMENAJE  A  LEOPOLDO, GERARDO Y  PEDRO

 

Desde los mismos dias en que en mi país se instauró a sangre y fuego una de las mas sangrientas dictaduras de America Latina, y la denominación Detenidos Desaparecidos tomó la dolorosa y dramática dimensión que hoy aún tiene, solo su evocación levanta en mi un enorme sentimiento de tristeza, de dolor desgarrante y tambien una bronca interna tan angustiante que creo que toda mi vida lo sentiré en la misma dimensión.

En muchas oportunidades he intentado siquiera  acercarme al dolor de las familias que han sufrido este flagelo y aunque mi dolor solidario es  grande, estoy seguro que jamás podría siquiera dimensionar ese dolor desgarrante que debe significar la perdida, la desaparición, que es diferente incluso al asesinato de un ser querido, pues deja sumida a la familia en la mas odiosa de las inseguridades.

Tambien he querido, sin nada de éxito, acercarme a la mentalidad de los verdugos intelectuales y ejecutores de estas acciones ajenas a cualquier moral.  He tratado de pensar acerca de si esos seres que seguramente - como se ha demostrado con quienes se les ha comprobado su participación en los organismos responsables de la Desaparición de hombres, mujeres y niños chilenos- seguramete deben ser padres, hijos, he tratado de imaginarme que esas manos capaces de las mas feroces atrocidades pueden en otro momento acariciar el rostro, los cabellos de algun niño y la verdad es que aunque me considero imaginativo, no lo puedo asimilar....no logro conciliar esos gestos tan contrapuestos.

Hace unos dias estaba oyendo a dos grupos chilenos muy buenos;  Los Miserables y Gondwana, su canto hablaba  sobre este tema y me surgió la idea de hacer esta sección dentro de mi página...espero que nadie se sienta mal por esto, me conmueve enormemente esta situación y quizas pueda compartir este sentimiento con ustedes.

A nivel familiar no fuí tocado por este flagelo de estos tiempos, si a nivel de amigos, tengo tres amigos que conocí cuando joven y con quienes de alguna manera compartimos alegrías, inquietudes de jovenes y para quienes dedico este simple trabajo, esta sección y a travez de ellos a todos los Detenidos Desaparecidos y sus familias; a esas madres sin hjos, esposas y esposos sin su pareja, hijos sin padres y principalmente ; como un recuerdo a mis amigos:

 

Leopoldo Daniel Muñoz Andrade

  • "Chico Lucho"

Leopoldo Muñoz, El "Polo", un muchacho algunos años mayor que yo, con quien crecimos juntos como vecinos en la población..Con quien compartimos juegos y en quien fui observando el nacimiento de un joven de personalidad arrolladora, interesado en la situación social que conllevaba ser habitante de una población circundante al gran santiago. Un amigo generoso, estudioso, lleno de sueños que quedaron truncos por acción de quienes hoy intentan limpiar sus manos y sus conciencias  a traves de pactos y negociaciones con el fin de establecer una ley de punto final que lleve al perdón y olvido, perdón para los asesinos y olvido para nuestros hermanos, amigos, hijos y todos las victimas de la represión dictatorial.

 

Gerardo  Ernesto Silva Saldivar

"Dago"

Gerardo Silva, como olvidar la alegria que escapaba por todos sus poros.su trato respetuoso, cada movimiento, cada gesto significaba una expresión de su alegría de vivir.  Amado por su familia, padres, hermanos, vecinos y querido por quienes le conociamos como joven lleno de sueños y alegrias por el mañana.

 

 

Pedro E. Poblete Cordova.

"Chico Tito"

Pedro Poblete era una persona muy seria,,,a veces demasiado serio, suave en el trato, preocupado de los intereses de quienes le rodeaban para lograr hacer luego análisis acerca de las diversas situaciones porque atravezaba el país.  Tenía la facilidad de entregar mucha confianza en sus amigos..derrochaba generosidad y su voz traspasaba esa tranquilidad de quienes saben quienes son y porqué son.

 

Estos tres jovenes chilenos aparecieron en la lista de 119 chilenos Detenidos-Desaparecidos  de lo que posteriormente se conoció como "Plan Colombo" preparado y ejecutado por los aparatos represivos de la dictadura militar encabezada por A. Pinochet. Esta Operación de aniquilamiento fue una acción Internacional que involucró a Brasil, Argentina y Chile, donde entre otras cosas se crearon medios publicos para el montaje como por ej: Dos periodicos en Brasil que solo salieron aquel dia con esa noticia...En Argentina y Chile, los periodicos pro dictatoriales sacaban grandes titulares de desinformación para ocultar la verdad. El Mercurio, periodico financiado por la CIA (fue desclasificada hace poco esa información por sus propios amos) , hacía  mofa junto a la Segunda, de la muerte de estos jovenes chilenos mintiendo descaradamente en contubernio con la versión de la dictadura..

Polo, Pedro, Gerardo,  nuestro eterno recuerdo y homenaje a sus vidas y a su consecuencia de ser y estar  !!

Volver al inicio

 

Ester Andrade Cruz; Madre de Leopoldo Muñoz Andrade

El día lunes 16 de febrero, se llevó  a efecto en el Cementerio de Spånga, Estocolmo, la sepultación de las cenizas de una gran mujer; la compañera Ester Andrade Cruz, Madre de Leopoldo a quien  un fatal accidente acaecido en su casa en Santiago de Chile le provocó la muerte. La casa donde aconteció el accidente, la misma casa donde Leopoldo y sus hermanos crecieron como personas, como seres sociales concientes de su rol en el paso por esta vida, la que cobijó a la compañera Ester luego de sus innumerables e incansables esfuerzos por conocer el paradero de Polo. Esa casa, en la misma que la compañera Ester  mantuvo siempre la esperanza que este hijo que le fue arrebatado por el terror dictatorial, algún dia, en algun momento maravilloso llegara de vuelta, tocara a la puerta y les diera la alegría de volver a soñar en la alegria familiar.  Esa misma casa quizo quizas, que esa espera, esa esperanza este ahí, latente, en la vida y en la muerte..en la lucha constante, en el ejemplo cotidiano de esta mujer maravillosa que peleó, como leona, hasta su ultimo minuto  en defensa de su familia y esa gran familia que componian sus compañeros y amigos.

En los dos eventos realizados, el de sepultación primero y de recuerdo posteriormente, acudieron sus amigos, sus compañeros y familiares con su mensaje de fuerza a sus deudos, con el mensaje solidario y de recuerdo perenne de una mujer de lucha, de piel, de coraje, de consecuencia como fue la compañera Ester Andrade Cruz. 

Diversas organizaciones,  entre ellas la de ex integrantes del MIR chileno, organización a la que perteneció Leopoldo y El Partido Comunista organización donde militaba la Compañera Ester. Tambien hizo su saludo una compañera de la Asociación de Detenidos desaparecidos,  la cual recordó la figura frágil, pequeña de la compañera Ester pero que llevaba en su interior la enorme estatura ética, moral y consecuencia de esta mujer hija del pueblo, la compañera llamó tambien a mantenerse alerta ante los intentos de establecer leyes y medidas que lleven al perdón y olvido, levantando con fuerzas la verdad y el juicio y castigo a los culpables.  En un recuento mas cercano y filial de la compañera Ester hicieron uso de la palabra una de sus nietas quien en emocionadas palabras expresó la fuerza y convicción que siempre motivaron a su abuelita. Cada intervención iba  intercalada con hermosas interpretaciones de musica de Arpa ejecutadas por una joven chilena.

El hijo mayor de la compañera Ester, entregó una reseña de su madre donde mezcló recuerdos históricos que componian la historia de la linea familiar y militante de su madre, con recuerdos y detalles cotidianos que conformaron su vida . En su intervención recordó tambien a nuestro gran amigo y compañero Polo - su hermano - asociando entre ellos esa fuerza interna, vital que compartian en cada una de sus expresiones, la vehemencia en la discusión, la constancia y decisión diaria de enfrentar la vida.

En lo personal, viví momentos de intensas emociones, donde el recuerdo vivo se agolpó en mi mente y retina...Al oír hablar a las personas y familiares acerca de la compañera Ester, no podía dejar de recordar su figura fragil, su porte digno y sus esfuerzos por lograr saber algo de Polo, del Chico Lucho como muchos le conocieron. Al depositar las cenizas en el Cementerio de Spånga, los familiares y amigos depositaban un puñado de tierra como última despedida, al llegar mi turno, no pude dejar de depositar dos puñados de tierra, uno por ella y otro por su hijo Polo.  Asi nacia nuevamente la reflexión acerca de la crueldad maquiavélica de los dueños del horror que se ensañaron de esa manera con tanta familia chilena.  La compañera Ester se fue de  esta vida peleando por su hijo a quien no pudo encontrar mas que en el recuerdo de su ejemplo diario. La indignidad de los responsables de las desapariciones de chilenos es tan grande que aún en estas fechas no son capaces de entregar un informe real y completo acerca de donde estan los desaparecidos.  El Polo, el chico Lucho o Leopoldo Muñoz Andrade requiere de esa respuesta digna de los mandos responsables de esas acciones de represión dictatorial, no nos  podemos quedar con explicaciones de buena voluntad y falsos arrepentimientos.  En el encuentro de recuerdo de la compañera Ester, se me acercó una bella joven quien con una ternura increible me dijo: "Me podría contar como era mi tio" y me relató que ella tenia 3 meses de edad cuando su tio polo fue detenido y pasó a engrosar la lista que se llamó; los 119 detenidos desaparecidos. En el rostro de  esa joven pude ver el ayer y el hoy de muchas familias chilenas, en el amor con que se refirió a su tio, en el brillo de sus ojos pude ver el vacío inmenso, el dolor de las familias que sufren el flagelo de no saber qué pasó, donde estan sus familias.  A esa joven le conté lo que sabía de Polo, del amigo, del joven, del compañero, del alegre y espontáneo chico Lucho.

Ester Andrade Cruz, Leopoldo Muñoz Andrade son parte de nuestra historia, nuestra memoria y por ello pedimos, Juicio y castigo a los culpables.

 Volver al inicio

Saludo Comité 5 de octubre

Compañeras, compañeros.

Todos los seres humanos nacimos para morir algún dia y en este corto caminar de nuestra vida terrenal dejamos huellas. Algunos dejamos huellas imperecederas que nunca se olvidaran, otros pasamos casi inadvertidos.  Algunas de esas huellas se transforman en lecciones, en ejemplo para las generaciones venideras. Hoy estamos aquí para despedir los restos fisicos de nuestra querida compañera de tantas luchas, Ester Andrade Cruz y para comprometernos a sacar las lecciones que ella dejó como huella en este mundo.

Ester, como es  sabido por todos, fue madre de varios hijos luchadores inclaudicables, que por supuesto seguian sus pasos, su ejemplo.

Dichos hijos al calor del desarrollo de las contradicciones de clase en nuestra sociedad, tomaron posiciones orgánicas distintas que en algunos periodos se agudizaron al extremos de generarse enfrentamientos entre nuestras organizaciones.  Ester, como madre y compañera conciente de que el futuro de la nueva sociedad que queremos construír se sustenta fundamentalmente en una alianza fuerte y estrecha entre todos los sectores del pueblo, tuvo que asumir al interior de su familia la responsabilidad que las direcciones de nuestras organizaciones no habian sido capaces de entender y resolver y esa huella ese ejemplo es el que hoy queremos preservar para las nuevas luchas.  Ester Andrade Cruz nos dió una lección de amor, amó a sus hijos, como nuestro pueblo ama a los que luchan.

Hoy cuando en nuestro país se avanza en la consolidación de la tan necesaria y urgente unidad, surge aquí la lección que nos dejara la compañera Ester; "Somos todos hijos de la misma familia y las diferencia que aún podamos tener, debemos zanjarlas con madurez y confianza en el futuro"  Por eso es que hoy al despedir los restos fisicos de su existencia como parte integrante de los postulados fundamentales del Movimiento de Izquierda Revolucionaria MIR saludamos tambien a su hijo detenido desaparecido, nuestro compañero Leopoldo Muñoz Andrade, a su otro hijo y compañero de tantas luchas que aún esta junto a  nosotros construyendo el porvenir que su madre ayudara a forjar, Alberto y saludamos tambien al Partido Comunista de Chile que ha perdido en ester un cuadro de enormes dimensiones, pero confiamos en que la lección que nos ha dejado la compañera Ester la aprenderemos y la transmitiremos a las futuras generaciones.  Convencidos de que esta vez la unidad nos proveerá de la herramienta más efectiva para avanzar en la construcción del mundo nuevo que queremos dejar como herencia a nuestros hijos; Por eso decimos:

Compañera Ester Andrade Cruz

Presente, ahora y siempre

Con tu ejemplo venceremos

 

Comité 5 de octubre, Estocolmo

 

 

 

 

Volver al inicio

 

LA CUECA SOLA

Una familiar  de detenidos-desaparecidos baila "La Cueca Sola" por la primera vez en público el 8 de marzo de 1978 en el Teatro Caupolicán, Santiago.

La Cueca Sola

Soy madre, soy esposa,
soy hija, soy hermana...
Yo me llamo Pisagua y bailo cueca.
Yo bailo para ti.
Yo bailo la cueca y la bailo sola,
bailo sola para que tú me veas,
contigo y sin ti bailo,
acercándome y alejándome,
bailo la cueca sola.
Yo brindo por la verdad,
la justicia y la razón,
porque no exista opresión
ni tanta inseguridad,
con coraje y dignidad,
de este mal hay que salir,
vamos a reconstruir,
y con cimientos bien firmes,
para que jamás en Chile
esto se vuelva a vivir.

 

Sting, Ellas bailan solas

Volver al inicio

 

YA NO PUDO SOPORTAR MAS  

Una madre de cinco ejecutados políticos no soporta las mentiras de las Fuerzas Armadas

CUANDO LA MENTIRA SE CONVIERTE EN DOLOR.

Al cierre de esta edición se encontraba internada en grave estado en el Hospital José Joaquín Aguirre la señora Otilia Vargas, Madre de los cinco hermanos Pérez Vargas, militantes del MIR, asesinados por la dictadura  militar, dos de ellos detenidos desaparecidos y otro, Dagoberto, sepultado quizás dónde, arrojado al mar o exhumado y triturado por un bulldozer, quién sabe.

La Otilia, una maestra primaria que el próximo 15 de abril cumpliría 76 años, está muriéndose del "mal de Chile", ese azote que empezó el 11 de septiembre de 1973 y que ha golpeado a miles de familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos. Por eso, cuando escribo de ella, rogando con fervor al Dios de mi infancia que no se nos muera, pienso también en todas las mujeres chilenas que sufren el mismo horror de ver burladas sus esperanzas. O en las que ya murieron sin recibir un gesto humanitario de los que saben y callan, de los que mandaron matar y ocultan su vergüenza detrás de rostros impenetrables. Por ahí andan paseándose monstruos de inhumanidad como Marcelo Moren Brito, "El Coronta" o "El Ronco", que disfrutaba pasándole una camioneta sobre las piernas a los detenidos, o Miguel Krasnoff Marchenko, "Capitán Miguel", el más duro entre los criminales de la DINA, o Arellano Stark, el jefe de la Caravana de la Muerte, o Augusto Pinochet, el capo de la mafia.

Todos altos oficiales de un ejército que se envileció celebrando como heroicas batallas lo que no fueron sino asesinatos de miles de hombres y mujeres, ancianos y niños, en su mayoría inermes y con las manos arriba. O los que murieron en el horror de la parrilla, el submarino, el teléfono, el "pau de arara" y las violaciones por la vagina y por el ano en cuarteles de la DINA y la CNI atendidos por elegantes oficiales del Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y  Carabineros que después de la "jornada de trabajo" se iban con sus familias  a sus clubes de campo o a emborracharse en los casinos de sus unidades.
 

Otilia Vargas ha sido siempre animosa, de físico frágil   "en la escuela nadie podía creer que yo había tenido seis hijos", contaba,  Pero es de carácter fuerte y tiene un sutil sentido del humor. Está casi ciega y aunque no puede leer siempre está atenta a las noticias en la radio y la televisión. Con Flora, mi mujer, fuimos a tomar onces a su casa el sábado 6 de enero.

Había estado unos días en cama porque sentía agudos dolores en una pierna. Pero ya podía levantarse aunque con ayuda y caminó apoyada en un bastón la corta distancia entre su cama y la mesa del comedor. Es una casa pequeña - que parece más grande desde que murió su esposo, don Osvaldo Pérez-, donde Otilia vive con su hija Patricia. Alguna vez a esa casa llegaban otros cinco hijos, Dagoberto, Aldo, Carlos, Iván y Mireya, todos asesinados por la dictadura militar.

Ese día la encontramos muy desmejorada y deprimida -lo que no es natural en ella-, sobre todo muy agitada y tensa. La tenían así los anuncios de que las FF.AA. y Carabineros, por fin, habían decidido hacer lo que hacen los hombres: decir la verdad y afrontar la justicia. Otilia esperaba con angustia el discurso que la noche del domingo haría el presidente Ricardo Lagos para informar  qué pasó con los detenidos desaparecidos y dónde están sus restos. Como miles de Madres, esposas y hermanas, ella quería saber. Pero se debatía en una terrible contradicción: "No sé qué voy hacer si me llama de La Moneda la María Luisa  Sepúlveda y me dice dónde están mis hijos. A veces pienso que no quiero ver  esos  huesos y que me digan: estos son sus hijos. No sé si quiero saberlo, no sé".

Otilia de alguna manera ya ha pasado por esa experiencia. Sus hijos caídos ocupan una página completa del Informe Rettig.

Los  mellizos Iván y Mireya, estudiantes universitarios de 21 años, asesinados en febrero de 1976, descansan en el Memorial del Cementerio General. Pero los restos del hijo mayor, Dagoberto, sociólogo de 27 años, que cayó enfrentando un allanamiento de la DINA en una parcela de Malloco en octubre de 1975, no han aparecido. Mientras Carlos, publicista de 25 años, y Aldo, estudiante de 23 años, son detenidos desaparecidos desde septiembre de 1974.

La propia Otilia y su hija Patricia tuvieron que pasar a la clandestinidad antes de lograr refugiarse en Cuba donde las esperaba don Osvaldo Pérez.    La traumática experiencia de huir de la DINA durante meses causó un daño psiquiátrico irreversible a la joven Patricia.

Le dije a Otilia que no se hiciera muchas esperanzas, que seguramente los "valientes soldados" entregarían unos pocos nombres de detenidos desaparecidos para seguir negociando la impunidad; que todavía pasaría mucho tiempo antes de saber la verdad verdadera. Sin embargo, me di cuenta que ella tenía una enorme esperanza en el discurso del presidente Lagos.

Estaba perfectamente al tanto del procedimiento que seguirían para notificar a los familiares "sorteados" por el arrebato de sinceridad y honor que parecían experimentar las FF.AA. y Carabineros, empeñados en salvar la mesa de diálogo. Pasó el discurso de Lagos del 7 de enero, y nada...No mencionó nombres. Y Otilia se puso peor. El lunes la llamé y me preguntó si "sabía algo". Era una manera de decir: "¿han dado algún nombre, sabes algo de mis hijos?" El martes 9 apareció en "La Nación" la lista de los 200 detenidos desaparecidos presuntamente arrojados al mar o sepultados en fosas que todavía no se pueden ubicar.

Pero en la lista no estaban los hijos de Otilia como casi ningún mirista, excepto los hermanos Mario y Nilda Peña Solari, estudiantes de 21 y 23 años, secuestrados en diciembre de 1974 y torturados hasta morir en La Venda Sexy y en la Clínica Santa Lucía del general Contreras y sus rufianes.

Ese día hablamos de nuevo con Otilia que no sabía lo publicado en "La Nación" y se lo dijimos con René Valenzuela, un amigo de muchos años. Otilia no hizo comentarios. Simplemente se hundió en su dolor. Tres días después hubo que trasladarla en ambulancia al servicio de urgencia del Hospital J. J. Aguirre.

Presentaba fiebre, deshidratación y una hemorragia digestiva alta. Los exámenes acusaron después un tumor en la vesícula que obligará a intervenir a los cirujanos. La insidiosa enfermedad, opinan los médicos, pudo haber sido detonada por un factor psicosomático como su profunda depresión.

Fieles amigas están preocupándose de ella, haciéndole sentir su afecto y preocupándose de solucionar los agobiantes problemas económicos que crean las hospitalizaciones a las familias modestas.

Lo importante ahora es que Otilia vuelva a sentir interés por vivir para que afronte la operación en buenas condiciones.

Su caso es el de muchos familiares de detenidos desaparecidos, cuya tragedia se ha visto agudizada por esta nueva crueldad a que se les ha sometido. Esta burla sangrienta debería impulsar con más fuerza la demanda de verdad y justicia. Convocar a amplios sectores sociales y políticos como se hizo en la lucha contra la dictadura, para retomar ese impulso democratizador que se quedó en el camino. Es la mejor manera de solidarizar con mujeres como Otilia Vargas, que algún día serán honradas por la Patria como ejemplos de coraje

 

MANUEL CABIESES DONOSO

(Editorial publicado en Punto Final Nº 488, 19 de enero-2001)

 

Volver arriba

Quiero despedir esta sección de la página de Trovador, con un recuerdo imperecedero por mis amigos, por todos los Detenidos Desaparecidos y sus familiares, por los Ejecutados políticos y sus familias...Con un; 

NO AL PERDÓN Y OLVIDO

NO A LA IMPUNIDAD

NO AL PUNTO FINAL NI A LOS INTENTOS DE DISFRAZAR EL OLVIDO !

SI A LA JUSTICIA Y A LA VERDAD !! 

SI AL JUICIO Y CASTIGO PARA LOS CULPABLES Y ENCUBRIDORES !!

SI A LA RECONCILIACION BASADA EN LA VERDAD Y LA JUSTICIA !!